viernes, febrero 18, 2005

Una Semana V

Antes de empezar quiero pedir una disculpa. Este pequeño escrito me sirvió de desahogo el día en que lo escribí, y ahora que lo releo me doy cuenta de que no estaba en mí mismo cuando la mano me obligó a plasmarlo en mi cuaderno. No me reconozco. Veo demasiada violencia mental en esto, así que les pido que entiendan que sólo este "día" ha sido producto de un arranque de ira más que mi propia inspiración...

Dom V

Si he de morir
muera yo
con todos mis acompañantes
porqua cada día
voy cayendo más
y ya no sé de dónde asirme
para seguir escalando
mis soportes se hunden
en medio de un mar de dificultade
no tan profundas
Sólo me queda una piedra
sobre la cual estoy parado
alejado como una isla
o una estrella con la tierra
veo a otros subiendo
a la SIMA
y me asalta la duda
si comienzo a bajar
o termino de subir
de cualquier modo
me estoy quedando atrás
o adelante
pero separado

Si hemos de alcanzar la meta
quiero estar allí cuando lo celebren
Y si hemos de caer
no quiero ser el último en
tocar el suelo
Pero la rapidez y peligrosidad
con que siguen subiendo
hacia la indiferencia
y la facilidad
me clavan los pies al piso
y me aseguro que
si hemos de morir
muera yo primero.

-Dom 19 dic 2004-
Publicar un comentario