jueves, marzo 03, 2005

Sueños felinos

Este escrito se basa en hechos 100% verídicos ocurridos en mi casa. Espero que lo disfruten. Auf Wiedersehen!

Hay un gato nuevo. Más bien un gato pequeño, de los que llamaríamos gatitos. Es muy diferente a los demás gatos de por aquí. Tiene el pelo cortito y con algunas rayas como las de un pequeño tigre. Pero no es eso lo que lo hace diferente. La cola se le estira así y se restriega contra mis manos, mis zapatos y mis pantalones. Cuando le pasé la mano por detrás de las orejas comenzó a hacer ese ruidito tan característico. RrRrRrRrRr. Y después intentó cazar mi bufanda como un tigre de Bengala que caza para su cachorro. Pero no es eso lo que lo hace diferente. Cuando di un paso para alejarme hacia mi casa, se atravesó entre mis piernas y por un momento creí que lo aplastaría. Pero con otro salto imcreíble se dio la vuelta y se salvó por poco de acabar allí su corta vida. Todavía me siguió los 3 pisos que quedaban hasta el departamento. No dejaba de rebasarme, atacarme la pantorrilla y regresar a acechar de nuevo.

Pero no es nada de eso lo que lo hace diferente.

Él estuvo allí un rato, moviendo su cabeza así, a un lado mientras yo le platiqué cómo estuvo mi ensayo de coro. Simplemente estaba sentado, aunque seguramente sabía que no le iba a dar compensaciones para su estómago. Después me volvió a pegar sus olores en los pies y yo volví a provocar ese sonido extraño. RrRrRrRrRr. Y otra vez le hablé, pero esta vez con esa bella frase que Mozart dejó para siempre. Das klinget so herrlich, das klinget so schön.. Creo que él también entendía la belleza del sonido. Me escuchó y me entendió, siendo que hablé una lengua humana para oídos animales. Pero otra vez la lengua musical triunfó sobre las demás. Y el pequeño gato me oyó y no huyó.

Eso es lo que lo hace diferente... Y el gato pequeño sigue afuera...
______________________________________________
Una pista para esta frase en alemán: viene de la obra "La flauta mágica" de Mozart. Está en el Finale de la 1a parte. Tiene mucho que ver con el título de la ópera...
Publicar un comentario