lunes, junio 06, 2005

The face of death...

Now Playing

The beautiful sound of silence while in my head the noise is louder than ever.


He estado toda la noche hablando con el buen Cesar-neko. Algunos desvaríos después de comenzar, me llegó la idea de este post. La dedicatoria.... Es para alguien que conozco. no sé si alguna vez regresará a este sitio o la veré de nuevo antes de que esta existencia acabe. Pero si llegas aquí, quiere decir que a pesar de que mi vida parezca una corta permanencia material, sigue manteniendo esa poca luz con la que me despertaste hace no mucho...

Fue tu vista, un respiro cuando vivía en un mar lleno de ignorancia. Fue tu mirada la luz que me iluminó a la libertad.

Fue tu ausencia una lenta muerte de la que aún no puedo despertar.

Y es en esta muerte que he dejado de amar. De soñar. De amar. Es en la muerte que comienzo a odiar, gritar, a caer. A desesperarme porque no puedo volar, porque me han quitado mis alas. Es en esta muerte que me he ahogado tantas veces porque he olvidado cómo nadar. He caído tantas veces porque he olvidado a soportar. He fallado tantas veces porque he olvidado cómo reír.

Tanto camino recorrido y sigo sin encontrar la forma de volver. No puedo volver sobre mis pasos, mientras que la luz se ha extinguido. No es una desesperación por salir, sino por verte de nuevo. No puedo ver ni tus sombras y tu memoria me queja cada noche, recordándome la estupidez que algún día viví...

Y sigo andando, pero no es lo mismo desde que el cielo debe verse siempre negro. Desde que la luz me ciega. Debo errar para siempre en busca de tus ojos, porque esta muerte es amarga, como la soledad eterna, como la maldición serena, como las pieles sin olor...

Cómo quisiera que esto no fuera muerte. Como quisiera al menos por un momento, morir por tus brazos que yerrar sin volver a estrecharlos.

Publicar un comentario