jueves, octubre 13, 2005

De odio y otros gustos... (Post largo)

Now Playing

...nada...
...suenan miles de canciones cada segundo
no entiendo ninguna...

Antes de comenzar este post tengo que dar algunas explicaciones:

Los últimos días he tenido una carga de trabajo extremadamente pesada, lo cual me ha impedido escribir a menudo en este blog. Además de esto y por azares del destino, casi todo lo que quiero escribir es relativo al mismo tema. Por ello, desde hoy y hasta que complete el nuevo template (o encuentre uno que me agrade y me fusile o hasta que pueda Pensar...) el blog consistirá en una sola entrada, actualizada periódicamente

--------------------------------------------------------------------

"Hoy ha sido uno de los peores días de mi vida. " - Andrei 7 octubre 2005 23.40
hrs


Llegué a esta conclusión después de pasar mucho tiempo preguntándome de nuevo sobre mi propio sentido de vivir... Será más fácil comenzar en orden cronológico.
-------

Algunos de los lectores más o menos antiguos de este blog recordarán a aquella persona a la que he dado en llamar F. No hace falta ser muy listo para saber quién es.

Aquellos que saben quién es también recordarán la razón por la que ha sido mencionada varias veces en este espacio.
-------

La historia de mi propio ser ha sido muy compleja. No sé cuánto porque no puedo conocer a fondo a ninguna otra persona. Eso lo sé ahora. Ahora que los errores han sido cometidos y son completamente irreversibles...

Digamos que desde la última vez que escribí sobre F las cosas han cambiado mucho:

Después de varias declaratorias comprometedoras entre nosotros, quedaban muchas preguntas sin contestar. Preguntas que se referían al qué, al cómo y al cuándo de nosotros dos. Preguntas que se quedaron en la duda, bien por flojera, bien por miedo, bien por el simple hecho de que "las cosas están bien así"

Pero por dejar las cosas "así" comenzaron las dudas... y comenzaron también los rumores que tanto le afectan y que tanto me valen madre. Y con esto comenzaron también muchos sucesos que nos involucraban de forma un tanto extraña. Digamos que no era el único que pensaba como pensaba sobre F y tampoco era el único dispuesto a luchar.

Pero, ¿Por qué me dió aquel dije con su nombre? Sigo sin comprenderlo. Le pregunté tontamente el por qué y simplemente me dijo "Quédatelo..." Fue entonces cuando lo entendí:

¿Por qué una simple idea se puede desfigurar horrendamente? ¿Quién es el culpable de ello? Creo que la dedicatoria era algo simple: "Para fer... porque este es su cuaderno" Y era un poema que hablaba de mis viajes oníricos con una mujer (que ni yo mismo sé quién es...). Fue un sueño muy raro, pero de alguna manera atractivo para vivir en él (Recuerdan "Lucy in the Sky with Diamonds"?) Yo no le di importancia, pero ella sí. Yo quería compartir ese poema.

Ella no.

Ella sostenía el original mientras la confusión me nublaba el juicio (que ahora es muy claro para mí...) Simplemente lo tomó y salió corriendo. No la volví a ver ese día.

---------------------------------------------------------------------

Pero unos días más tarde me regaló varios collares hippiosos (supongo que en respuesta al que le dí...) preguntándome cuál prefería. Después vino el regalo de cumpleaños acompañado de una libretita roja con su nombre. Completamente en blanco (hoy casi llena con haiukus de mi autoría). Poco a poco la fui llenando...

---------------------------------------------------------------------

Pero el tiempo pasó y las memorias se desvanecieron... en parte. Ambos queríamos olvidar y ser olvidados. Aún no lo he logrado. Pero se olvidó de lo que me dio. ¿Es eso justo? Algunos llaman a un ser superior reclamándole por todas las injusticias que le pasan a uno o al mundo, pero simplemente por el coraje de sentirse impotentes. Yo clamo por dentro, no tiene sentido que me oigan las personas.

Entonces ¿Por qué siento celos? Es lo mismo: simplemente por estupidez, porque no hay razón real. Si la veo, siento atracción y náusea. Ella parece no querer verme... Simplemente me dio las cartas y algunos escritos. ¿A dónde vamos, Eru?

Publicar un comentario