jueves, junio 14, 2007

Cosas peligrosas

Now Playing

Run baby, run baby, run baby, run baby, ruuun
-Sheryl Crow-


Hay tantas cosas peligrosas allá afuera. No me refiero exactamente al terrorista que acaban de encontrar, más bien a las cosas peligrosas para la supuesta "alma" de cada uno. Y es que los demonios llegan en tantas formas distintas para cada herida y para cada recuerdo y asociación y memoria y persona y ciudad.

Lo más peligroso es que estas cosas pasan desapercibidas para el ojo ajeno porque parecen cosas normales, porque nadie más que uno puede ver el potencial destructivo que traen. Una casa vacía, una llamada a medianoche, una interrupción malintencionada son algunas cosas que me han pasado últimamente.

Hay cosas más generales que también fastidian mucho, sobre todo por el coraje que provoca la impotencia. Recordar a alguien que te ha olvidado. El olvido. El olvido y el recuerdo son de las peores cosas que existen. Si alguien te oculta algo es porque te odia, pero aún así le significas algo, aún el ser un enemigo e incluso tener enemigos puede ser benéfico. Pero si alguien se olvida de decirte algo importante, o simplemente no te lo dice porque ya no te recuerda, o porque no quiere recordarte, o porque ya no cree en tí... perdiste tu valor ante esa persona, ayer, o hace años.

Lo anterior sólo aplica para aquellas a quienes conoces (recuerda que no todos pueden odiarte porque no todos te conocen) Claro, si no conocieras a nadie muchas cosas perderían sentido (Punto extra: ¿valdría la pena perder un sentido de existencia por perder riesgos al conocer "otros"?) aunque no todo... posiblemente.

"El hombre es el lobo del hombre" Apuntó Hobbes, pero se le olvidó aclarar algo: ¿se refería a que el hombre (como individual) es el predador de otro individual "semejante" a él? ¿Podría haberse referido a que el hombre es el predador de su propio ser, independientemente de la compañía de otros seres de la misma especie? Pregunta abierta.

Hay armas peores que las de fuego. "In Sicily, women are more dangerous than shotguns" reza otra película. No es toda la idea, pero se acerca a lo que pienso y sobre todo a la realidad. Tal vez el último peligro sea encontrarse con uno mismo, con todas las memorias y remordimientos, tal vez el infierno sea el estado en el que uno es incapaz de perdonarse y no cree que nadie pueda salvarlo... Después de todo, ¿quién soy yo para juzgarme y andar diciendo cosas como éstas?
Publicar un comentario