miércoles, noviembre 28, 2007

Azúcar, miel y melcocha

Now Playing

Si me faltaras no voy a morirme
si de morir quiero que sea contigo.
Mi soledad se siente acompañada
por eso a veces sé que necesito
Tu mano, tu mano
Eternamente tu mano.


El lunes descubrí un disco excelente: Silvio Rodríguez y Pablo Milanés en concierto desde argentina. Estos días me he atascado de ellos, y no es para menos, el disco está lleno de puros éxitos.

Como siempre, me puse a buscar la letra de algunas canciones. Me di cuenta de qué tan mal puede legar a sonar una canción sin su música, y no me refiero al valor musical, sino al literario. Me explico: hay algunas letras que por sí solas suenan demasiado melosas, no aptas para diabéticos, y aún así suenan bien cuando son cantadas. Un buen ejemplo es la canción que puse arriba y que sigo oyendo: Yolanda de Pablo Milanés. Chéquense nomás:

Esta no puede ser nomás una canción
quisiera fuera una declaración de amor
Romántica sin reparar en formas tales
que pongan freno a lo que siento ahora a raudales
Te amo, te amo
Eternamente te amo.

A título personal, así sola la letra me da algo de náusea. Pero ya que la canta (sobre todo con ese cuarteto nomeacuerdocómosellama) es delicioso, suave, arrullador.

Por otro lado viene este genio de la pluma: Silvio Rodríguez. Una buena letra debería poder expresarse bien aún sin la música, y las primeras frases de esta canción son muy expresivas:

Cómo gasto papeles recordándote
cómo me haces hablar en el silencio
cómo no te me quitas de las ganas
aunque nadie me vea nunca contigo

¿Entienden? Esta estrofa habla muy claramente, pero no tiene tanta melcocha encima. No es "Amor mío, te he extrañado siglos y siglos que parecen no tener fin" Es simplemente cómo gasto papeles recordándote.

Pero ¡oh! siempre viene el ser humano a echarlo a perder todo. ¿Cuánta gente no hemos escuchado que canta Ojalá como una canción de amor? ERROR! Fíjense, no hay nada más agresivo que esa canción, a esa mujer que es tan, pero tan perfecta adecuada que tiene que salir de mi vida:

Ojalá se te acabe la mirada constante
la palabra precisa, la sonrisa perfecta
ojalá pase algo que te borre de pronto.

Éste es el punto fuerte y la debilidad de la trova, por lo que tiene tantos aficionados y tantos enemigos: porque se presta a tener tanta azúcar, tanto sabor a dulce de un lado y tanta melcocha, tanto empalagamiento, tanta náusea del otro.

¿Qué opinas?

-----------------
Por favor desarrolle en un ensayo breve los siguientes puntos desde su punto de vista:

  1. ¿Cuál es la diferencia entre azúcar y melcocha?
  2. De un ejemplo convincente de ambos estilos literarios
  3. ¿Cuál es mejor a su gusto? ¿Por qué?
  4. Intente encontrar argumentos para refutar la respuesta anterior.
Publicar un comentario