martes, noviembre 13, 2007

De vidas pasadas y futuras

Now Playing


Don’t say,
We have come now to the end.
White shores are calling.
You and I will meet again.
And you’ll be here in my arms,
Just sleeping.

What can you see,
on the horizon?
Why do the white gulls call?
Across the sea,
a pale moon rises.
The ships have come,
to carry you home.

- Annie Lennox -


Creo que le tenemos miedo a la muerte, no porque sea algo inevitable (aunque sí es tomado como una amenaza en ese sentido) sino por el significado de uno después de la muerte.

Veamos, la muerte, según dicen los que saben, es la única certeza que tiene el ser humano. Pero esta certeza quiere decir que uno deja de ser. No importa lo "buena" o "mala" que haya sido la vida, el terror es de dejar de ser todo eso, el miedo de que todo eso se pierda inevitablemente para siempre: los gustos, los amigos, las memorias, las habilidades, los triunfos, todo eso que uno atesora, lo que acepta como individualidad, el hecho de que "YO" ya no sea más.

Imagínense fuera de toda religión o creencia qué es lo que le pasa a nuestro individuo una vez muerto. ¿Se queda flotando por ahí? ¿Desaparece? Alguna vez me dijo un estudioso que ésa es una de las razones de ser de las religiones, el darle una explicación a los hechos que el mismo hombre no puede descubrir por sí mismo. Así se cree en un lugar de descanso o en la reencarnación.
-------------------------------
Mientras tanto, en la vida uno siempre busca un lugar al cual pertenecer, un hueco en el que se esté cómodo, se pueda contribuir y donde se sea aceptado como tal. Ese lugar se llama Hogar, y va mucho más allá de las construcciones.

Hasta que vi esta letra de Annie Lennox se me prendió el foco, una nueva idea: ¿después de la muerte estaremos realmente en el Hogar? Me agradó esa visión Tolkienesca: un barco que viene por tí al final del camino para llevarte de regreso a casa:

And all will turn,
to silver glass.
A light on the water.
Grey ships pass
Into the West.


Moraleja: Sigan escuchando buena música sigan leyendo buenos libros y continúa, ya que no se puede ir hacia atrás.
Publicar un comentario