sábado, noviembre 10, 2007

Reflexiones musicales recientes

Now Playing

Someday, life will be fairier
need will be rarer
greed will not pay
- Alan Menken -


Muchas veces he leído que hay gente que tiene como hobby el oír música. Eso obviamente es algo muy bueno, y entre otras cosas pienso que es de los mejores hobbys que uno puede tener simplemente porque te deja libre para hacer muchas cosas más (puedes practicar dos hobbies al mismo tiempo, pues)

También sé de mucha gente que por "oír música" entiende "poner el radio y de vez en cuando bajar alguna que otra canción por Ares". Muchos de mis amigos de la prepa eran (son) así, y tengo que admitir, sus gustos musicales no eran tan variados como los míos (aunque no los puedo criticar, ya que en gustos se rompen madres géneros) y obviamente su biblioteca musical era mucho más reducida (un par de GB tal vez, contra las decenas que yo tengo y contra los TB que muchos más tienen) Entonces, hay varios niveles del Hobby, ¿ok?

Hace poco visité de casualidad el hi5 de la hermanita Gaby. Los que no están familiarizados con ella y conmigo no saben lo bien que nos llevamos a pesar de que nuestra coincidencia de horarios y días libres sea de uno al semestre. Bueno, por alguna razón casi nunca hablamos de nuestros gustos musicales, aunque nunca me había preguntado el por qué. Quiero decir, sí hablamos de música y de repente nos recomendamos el uno a la otra una canción: "te va a gustar" Pero nunca ha habido plática sobre La Música, sobre el arte, el tema más general, como quieran llamarlo.

Bueno, de regreso a su hi5, me di cuenta de su playlist. Bueno, qué más da y la pongo. Interesante, aunque no fue exactamente lo mejor. Después veo su apartado de gustos musicales, y me doy cuenta de nuevo que tampoco encajamos completamente.

Como ya dije, nunca me había puesto a pensar en esto antes, y como la hermanita es la persona con la que mejor me llevo y una de las personas en las que más puedo confiar, se me hizo raro que, llevándonos tan bien nuestros gustos musicales fueran tan diferentes. Los artistas no encajaban, los géneros... sólo generalmente.

A punto de irme a dormir se me prendió el fregado foco. Como siempre, las soluciones más simples son las que más se tardan en aparecer, y como todo problema es fácil una vez que está resuelto me sentí como un imbécil porque la respuesta era muy obvia:

Me gusta la música, y oír música, pero me di cuenta de que era un nivel diferente. Yo, al contrario de casi toda la gente que veo todos los días, necesito la música, necesito oírla, llena el momento, es excelente para transportar, vestir y embellecer ideas y sentimientos y protestas y sueños. Será por eso que a cada rato estoy buscando algo nuevo que oír, por lo que no he podido crearme un estándar de música bien definido y no-subjetivo, por lo que a veces me da miedo estudiar la música.

Más que nada debe ser esa la razón de que no pueda casi concebir a una persona que no necesita de la música, que no intente expandir sus horizontes sónicos constantemente, que no busque reto intelectual ni placer en escuchar y no sólo oír la música.

Me vi muy estúpido, ¿verdad?
Publicar un comentario