lunes, mayo 11, 2009

In the age of information

Now Playing

(Instrumental) Shachimaru's Theme

- Mika Matsuura -

(Nota breve: si tienen oportunidad de oír el Okami Piano Arrangement Soundtrack, háganlo! Es hermoso y desconocido!)

La vida ha dado muchos cambios en muy poco tiempo. Tu vida, mi vida y la vida de todos. La tecnología nos abrió las puertas a nuevas cosas en escala exponencial. El problema viene cuando uno se da cuenta que no está listo para aceptar tales cambios.

Así, el hombre que antes obtenía la sabiduría de la experiencia, pasó a olvidarse de su realidad frente a una TV. La ciudad, la tecnología le proveían de todas esas cosas que tomaban trabajo y tiempo "innecesarios". Ahora sólo hacía falta desembolsar un poco más de dinero para conseguir todos los alimentos y necesidades básicas. Una vez satisfechas tales necesidades viene la indecisión... (sigue más adelante, quédense con esa idea)

Asimov escribió una vez sobre esto: una buena parte de la sociedad se dedica a hacer trabajos sólo para sostenerse (para "sobrevivir", o las "calorías de sobrevivencia" de Hardin en Tragedy of the Commons). Él teorizaba que si en algún punto del futuro tenemos tecnología que haga esas tareas por nosotros, descubriremos que la gente va a comenzar a estudiar por el placer de estudiar, de conocer, de producir más conocimiento; ya que en este mundo ya no es necesario estudiar algo posiblemente no atractivo pero sí útil para la sociedad. Prevee que así todos estaría estudiando y, poco a poco, convirtiendo a este mundo en un lugar mejor a través del conocimiento.

Pero bueno, hasta cierto punto hemos llegado a ese futuro del que hablara Asimov. Ya no es necesario que (todos) vayamos al campo a cuidar la siembra y cosecharla cuando sea apropiado y preparar los alimentos para sobrevivir. Ya tenemos parte de esa libertad. ¿Qué hacemos con ella?

No digo que el quedarse frente a la TV sea malo. El no hacer nada más, sí lo es. El ver TV no es malo. El no nutrirse de ella sí lo es (si la TV es nutrición, Televisa viene siendo algo así como las Sabritas comparadas con un T-bone). De internet ni se diga. Hay tanto allá afuera que es hasta injusto saber que hay tanta gente idiota que no lo aprovecha (saludos a los metroflogueros).

Lo que es mejor, el internet ha sido bueno para saber qué hacer fuera del internet. ¿Quién se anima a jugar Asesinos? Yo quiero hacerlo con todo mi corazón y mi cuerpo. Quiero hacerme más tiempo para aprender por las malas, la mejor forma de hacer pan, aprender a hacerme un buen gorro para el frío. Aprender cosas nuevas es realmente lo que nos debería traer esta nueva ola de información. Los que somos libres de ciertas actividades deberíamos sentir la responsabilidad de aprovechar esa libertad nutriendo la cabeza que nos ha traído tan lejos (evolutivamente).

No se queden ahí viendo estupideces nada más. Aventúrense en lo desconocido. En lo interesante. En lo estúpido.
Publicar un comentario