lunes, septiembre 21, 2009

Like the Stock Market

Now Playing

(Instrumental) Gringo Flamenco

- Montana Skies -

En muchos sentidos, éste ha sido el mejor año de mi vida. Para no aburrirlos mucho, puedo decirles que parte de esta mejoría se debe a que ahora escribo más (no aquí, pero escribo más que antes) y algunos de mis cuentos han comenzado a tomar vida propia.

Pero como todo autor que se respete, debo dar crédito a mis fuentes. La vida en sí me ha dado ejemplos interesantísimos de cómo escribir (mejor). Les quiero compartir uno con un ejemplo que ocurrió apenas ayer mismo.

Sucede que muchas veces (como en el NaNoWriMo) uno se dedica a escribir y a escribir sin más. Sucede que ésa es la mejor forma de escribir: uno saca todo lo que tiene que decir, sin pensar. Cualquier idea es válida.

Cuando una termina y sólo hasta que uno termina, se comienza a editar. Es decir, a quitar, rearreglar, clarificar, quitar, resumir, pulir y quitar partes de todo el texto. A través de la edición con cabeza fría se consigue un texto bonito, ligero y expresivo. Mucho más corto que el original, pero usualmente mejor.

Si no queda muy claro, se los doy con un ejemplo: una personita hermosa que conozco hizo un relato de una aventura posmoderna basada en hechos reales. El texto completo lo encuentran en las partes: primera, segunda, tercera y cuarta. Sin embargo, el relato entero, a mi gusto, podría ser editado para que al final quede una versión mucho más corta, mucho más fuerte, poderosa y expresiva. ¿Quieren leerla?



Moraleja 1: Escribir mucho no asegura escribir bien, pero es un buen inicio.
Moraleja 2: Twitter obviamente no está sujeto a las reglas de la gramática de la Lengua Española
Moraleja 3: Hay genios por todos lados, lo malo es que los idiotas suelen oscurecerlos.
Moraleja 4: Sólo porque tiene 140 caracteres no quiere decir que sea malo.
Publicar un comentario