viernes, abril 23, 2010

Más lecturas

Now Playing

??? (King of Africa)

- Douster -



En serio, he retomado el gusto por la lectura. Después les platico de eso, pero primero les quiero dejar la frase de esta semana:

[...]"But how? What can I do?" he asked himself, and looked imploringly
at the sky and at the trees, as though begging for their help.

But the sky and the trees were mute. His noble ideas were no help,
and his common sense whispered that the agonising question could
have no solution but a stupid one...

Por el Maestro Chekhov (link)

Ya en serio. Lo que pasa es que antes solía marearme si leía en un automóvil (o en el micro, el metro... cualquier transporte terrestre). El caso es que un buen día me fui al callejón del libro a comprar una que otra curiosidad. En una de esas decidí llevarme un libro a la escuela (ya sabes, para romper la monotonía de los otros libros) y descubrí que ya no me mareaba. ¡Felicidad pura! Además, gracias al hecho de que ahora mi ciclo de sueño es regular, puedo aprovechar todo el transporte como tiempo de lectura (haciendo cuentas, sumo más o menos 12 horas de lectura a la semana sólo por adoptar este método)

La otra fue, precisamente el libro. No les diré qué libros me compré y qué libros he leído, pero sí les puedo decir que fueron excelentes. EXCELENTES. Me los compré en el mismo callejón.

Ahora sí viene la parte que les quiero compartir. Si usted, querido lector o lectora, me estima lo suficiente como para hacerme un regalo (de navidad, cumpleaños o lo que sea) les pediré que no me regalen un libro así como así. Les daré algunas opciones:

  1. Regálenme un libro que yo estoy buscando. Así me darán no sólo la alegría del libro sino la felicidad de saber que se tomaron el tiempo de buscar un libro que quiero y la felicidad de haberme ahorrado tal búsqueda.
  2. Llévenme a la librería a que yo escoja el libro. En serio, soy muy caprichoso. De repente puede que un libro que no conozco me llame la atención y lo quiera. Si usted elige esta opción y cree que tiene la suficiente confianza conmigo, llévenme también a un bazar de libros o parecido. En serio, no tengo nada contra los libros de segunda mano (el hecho de que sean más baratos no los hace malos [en todos los casos])
  3. Dénme el dinero y una nota en la que, además de felicitarme, me digan que el dinero debe usarse expresa y solamente en libros. Prometo tomar sus indicaciones al pie de la letra (bueno, puedo gastar un peso o dos en dulces o lápices).


En serio. Para mi cumpleaños, alguien me regaló un libro. Es un best-seller y yo ya había oído que era bueno, pero no sentía deseos especiales de leerlo. Lo acepté, ¿qué podía hacer? Todavía sigue en su cubierta de celofán. Estoy pensando seriamente en revenderlo, debe haber alguien dispuesto a pagar unos pesos por él. Yo ya terminé un libro y estoy leyendo otros dos y tengo planeado comprar uno más al terminar éstos. ¿Para qué lo mantengo?

Ya saben, no me regalen libros directamente. Dénme algo que yo quiera, algo que me haga disfrutar:


[...]Te amo sin saber cómo, ni cuándo, ni de dónde,
te amo directamente sin problemas ni orgullo:
así te amo porque no sé amar de otra manera,

sino así de este modo en que no soy ni eres,
tan cerca que tu mano sobre mi pecho es mía,
tan cerca que se cierran tus ojos con mi sueño.

- Pablo Neruda; Soneto XVII
Publicar un comentario