lunes, junio 28, 2010

De la semana pasada

Now Playing

You give me fever like I've never ever known

- Michael Jackson -

Confesión: La semana pasada vi Toy Story 3 dos veces. DOS en una ciudad de este tamaño, en un cine en el que se atascan los boletos siento que tuve mucha suerte (o mucho aperre).

El caso es que la vi dos veces, una de ellas en 3D. En ambas lloré en la misma escena. En ambas solté el comentario:

Lo que pasa es que Pixar ha creado una película en la que TODOS, en el rango de edades de 3 a 120 años quieren ver esta película. Puedes encontrarte niñitos con sus papás, abuelos, grupos de adolescents, universitarios, adultos jóvenes, adultos... todos grupos de edades querrán venir a verla.

Ambas veces fui con gente que quiero mucho y ambas veces me sorprendí de cuán callado puede estar un cine si la película es realmente buena (porque, demonios, es así de buena!).

Odio los spoilers (mejor explicado aquí)y a la gente que suelta spoilers a diestra y siniestra, y por eso no les diré por qué me movió tanto la película. Es cierto que el final no es el que muchos esperarían, y después de pensarlo bien, es el mejor final posible. Les puedo decir que me llegó bastante fuerte y me puso a pensar en los ciclos. Continuamente terminar uno y comenzar otro nuevo. Me animó a hacer muchas cosas.

Después, viene Buba y comienza a escribir sobre las cosas materiales y la frivolidad que uno puede tener al aferrarse a ellas. Me puse a pensar en todas las cosas a las que me he aferrado, y muchas no son materiales. Me sentí triste.

Regresen cuando hayan visto Toy Story 3. Entonces podré decirles todo lo que tengo que decir sin spoilear
Publicar un comentario