miércoles, septiembre 22, 2010

La realidad de las personas

Now Playing

Si supieras...
que aún dentro de mi alma
conservo aquel cariño
que tuve para ti
Quién sabe, si supieras
que nunca te he olvidado
recordando el pasado
te acordarás de mí.

- Opus Cuatro -

Estos días he tenido que poner orden en mis sentimientos y separarlos de los hechos. Si nunca lo han hecho créanme: es MUY difícil. Tener que rescatar de los recuerdos todas las cosas que están mal con esa(s) persona(s) que tanto quiere uno y ponerlas bajo un lente de objetividad es difícil y si no se tiene café, papel y amigos cerca de uno, puede ser imposible.

Volviendo a la historia que les contaba: terminé de hacer una lista de cosas negativas sobre esa persona. Después hice la lista de cosas positivas de esa persona (no de su efecto en mí, sino características inherentes de ella) y fue igual de difícil; pero lo logré. Hice dos listas más: una con las razones para seguir intentando y una lista con razones para no seguir intentando.

Ahí es donde vino lo interesante. ¿Por qué me interesa esa relación? Hay muchas, muchas razones. ¿Por qué debería dejarlo? Un amigo me dijo: "Porque hay muchos peces en el océano y porque la mitad del maldito mundo son mujeres. Hay alguien ahí, otra como ella". Bueno, sí: un poco más de la mitad de las personas vivas son mujeres. Fue la segunda frase la que me sacó un poco de onda.

Seguro que hay alguien más, y por puritita probabilidad podré encontrar fácilmente a una chica que haya vivido experiencias parecidas o iguales, con la misma educación, las mismas aspiraciones, los mismos rasgos o lo que sea. Es fácil encontrar a alguien como ella. Facilísimo.

--------------------------

"Pero no quiero estar con alguien como tú: Quiero estar contigo. Pueden haber miles de personas que se parezcan y que me recuerden a tí; pero no son tú. No me enamoré de tu cara o de tus ideas locas o de tu cuerpo o de tus manos o de tus ojos; tuve el tino de enamorarme de tí. No quiero a alguien parecida, no quiero a alguien como tú.

Te quiero a tí.

Si un día viene alguien más y logro enamorarme de ella, no será porque se parezca a tí. Me volveré a enamorar, pero de ella: de su cara, sus ideas, sus manos, sus ojos y todo lo demás. Hasta entonces, seguiré viendo caras, tan bellas como la tuya; más bellas que la tuya, pero no te veré a ti."

--------------------------

Si un día te dije que a mis manos no se olvida
la caricia de tus manos, tu mirada encendida
voy a olvidarte de veras; hoy olvida que te olvida
voy a derrumbar los sueños, a diseminar las ruinas
a liberarte y dejar que nada halle en tu lugar
porque si así no lo hiciera, si comienzo a recordar
con la luz de tu milagro
no podría volver a amar.
-Fernando Delgadillo-
Publicar un comentario