sábado, abril 07, 2012

La Soledad y el Solitarismo II

Now Playing:

Wherever she dwells I will bid a farewell sigh
For she dwells with beauty - beauty that must die
And deep inside me I will wait for her return
To her enchanting, awe-inspiring flame I'll yearn

- Empyrium -- Ode to Melancholy -
running with the seagulls
Hace unos meses estaba platicando con mi hermanita acerca de la extraña conducta de una chica que ambos conocemos. La historia es demasiado larga como para ponerla toda aquí, así que sólo les diré que me asustó la forma en que ella me buscaba. Por un momento me sentí literalmente asfixiado por la forma en que ella me trataba.

Al describirle esto a mi hermanita, me comentó que quizá estaba sobrereaccionando, que no podía ser objetivo conmigo mismo por los muchos cambios que están pasando en mi vida y que tal vez lo que esta chica estaba haciendo era más común de lo que creía. Les parafraseo un poco de la conversación:

Andrei: Pero ¿en realidad crees que esa táctica le funcione a las chicas? A mí me asusta un poco.
H: Pues no sé. Yo no lo hago, pero he oído a varias amigas que hacen eso y honestamente nunca lo había visto desde el punto de vista de un hombre...
Andrei: Si fuera yo el que la busca así me calificarían de creepy
H: Ya, no seas tan exagerado...
Andrei: OK, a lo mejor exagero, pero de todas formas no me gustó. No estoy acustumbrado a ser tratado de esa forma
H: ¿Y eso por qué?
Andrei: No lo sé, supongo que estoy desacostumbrado… Ya llevo mucho tiempo soltero
H, golpeándome: Ésa debe ser la peor excusa de todas...

En ese momento no dije nada y comenzamos a hablar de otras cosas más importantes, aunque se me quedó grabado en la cabeza ese último comentario. Una mala excusa para reaccionar como reaccioné. Una mala justificación para mis actos.

Es verdad que en todos estos años de vivir como he vivido (esencialmente, soltero) me he acostumbrado a un ritmo y estilo de vida muy únicos y que, desde mi punto de vista, es muy diferente al de casi todas las personas que conozco. No quiere decir que mi vida sea exótica, sólo que he notado varios patrones que, al menos en mi círculo inmediato, son únicos.

He aprendido desde niño a buscar una solución por mí mismo a muchos de los problemas que se me han presentado. En mi familia, han confiado en mí para resolver muchas situaciones sin necesidad de depender de alguien más, salvo en ciertas ocasiones. Si les detallara las cosas que he aprendido de esta forma verían un montón de cosas, tal vez triviales, pero que me han dado mi propia visión del mundo, mi propia forma de resolver problemas, de planear y hasta de reaccionar.

Yo jamás pedí esto, pero no me estoy quejando de nada: todo pasó como pasó porque así lo fueron requiriendo las circunstancias. Pongamos como ejemplo el transporte: en algunas familias se acostumbra que los hijos son llevados a todos lados por alguien más (papá, mamá, un chofer) que tiene carro y los hijos se acostumbran a vivir así su vida. En otras familias se acostumbra a que los hijos aprenden desde pequeños a usar el transporte público y se les da un poco de dinero cada semana para solventar dicho gasto; éstos hijos se acostumbran a vivir así su vida.

Ninguno de ellos "pidió" vivir así. ¿Quién puede decir que uno está bien y el otro está mal? Ambos son igualmente reales e igualmente válidos.

Mi estilo de vida y mis experiencias me han "enseñado" a vivir, a decidir y a planear de cierta forma; en estos últimos años mi vida social se ha desarrollado sobre una base completamente soltera, sin más compromisos que los que me da la gana hacer, planeando mis días libres como se me ocurre y muchas veces sujeta a cambios radicales en el estado de ánimo. En ese sentido sí, estoy "acostumbrado" a vivir así y a no tener a nadie detrás de mí, queriendo saber cada cosa que he hecho en las últimas horas.

Pero creo que mi hermanita tenía razón al decirme que es una pésima excusa para sobrereaccionar ante una situación así.

Por una parte, el cambio lo único constante en la vida y es inútil esperar que una solución se aplicará bien a todos los problemas. Hay cambios todo el tiempo y el que no se adapta, muere. He estudiado esto, lo sé: Darwin tenía razón en más de un sentido.

Mi gran problema al digerir este pensamiento fue pensar en el pasado: hasta el día de hoy mi solución ha funcionado bastante bien en prácticamente todos mis problemas (es decir, mírenme: aún no me muero; quiere decir que no voy tan mal). Sin embargo, sé que el cambio es inminente y llegará tarde o temprano, esté preparado o no. En algún momento tendré que cambiar, pero ¿cuándo? ¿Cómo podemos saber que ya es tiempo de un cambio? ¿Cómo podemos saber que nuestras soluciones ya no son aplicables?

Desde luego, una respuesta es el empirismo: en cuanto la solución actual comienza a fallar mucho, es necesario cambiarla. Lo malo de ello es que requiere aguantar muchos errores que posiblemente sean evitables… Me gustaría creer que hay otra forma, una que minimice los daños.

La otra idea que se viene a mente es el escepticismo hacia uno mismo, buscar el cambio todo el tiempo, considerar que la solución que uno tiene nunca estará completa y que requiere cambios constantemente. Es un extremo y como toda acción extrema se debe abordar con muchísimo cuidado. Se corre el riesgo de toparse con una gran solución y dejarla pasar por no evaluarla como debe ser.

Algo dentro de mí me dice que debe haber otra solución, una forma de saber que es necesario cambiar sin estar constantemente acechando ese cambio y sin dejar pasar mucho tiempo y errores que pueden ser evitables. ¿Cuál es esa forma? ¿Cómo podemos saber que es momento de cambiar?

Siempre estoy retrasado, siempre voy detrás de los demás, es la historia de mi vida. Si ese patrón sigue vigente, debo pensar en la posibilidad de que ya se haya pasado el mejor momento de cambiar, la posibilidad de que ya haya perdido algo. ¿Qué haré cuando deba hacer el siguiente cambio en mi vida? ¿Cómo sabré que es momento?

¿Qué harías tú? ¿Cómo sabes que ya es momento de cambiar?

Foto: Ed Schipul, usada bajo una licencia Creative Commons Attribution-ShareAlike 2.0 Generic (CC BY-SA 2.0)
Publicar un comentario