lunes, mayo 21, 2012

No leer

Now Playing:

Nada nos garantiza que tendremos lo que tenemos, nada nos garantiza una vida segura;
tampoco sabemos si tendremos pensamientos que lleven a una espiritualidad iluminada;
nada nos garantiza la paz.

Pienso en que no somos dueños de lo que ya logramos.
Nada nos garantiza que seguiremos siendo los mismos
pero siempre tendremos las huellas,
esas huellas para recordarnos de dónde y por qué venimos hasta aquí.

- El Trío de Omar Rodríguez-López -- Noche Día -
A veces me da gusto saber que no me leen.

En esas ocasiones puedo recordar por qué sigo aquí, por qué sigo escribiendo un blog que no tiene dirección ni sentido fijos; con unas pocas reglas que no sirven de nada. La respuesta no eres tú.

Sería interesante ser de esos que, poco antes que yo, comenzaron su blog y lograron definirlo, moldearlo para dar un mensaje concreto. Algunos de ellos logran vivir enteramente de ello, pero yo no. Yo comencé a escribir aquí sin idea de lo que podría hacer y para cuando entendí lo que podía hacer, ya era demasiado tarde para intentarlo con este blog.

Me he encariñado con este blog, creo que es un buen reflejo de su autor: confuso y sin objetivo; a ratos interesante pero no atractivo; sin conocimientos y un poco improvisado. Tiene lo vanal y lo crucial, lo brillante y lo estúpido, todo en una sola página.

A veces me da gusto saber que no me leen. Me hace sentirme como un bibliotecario, responsable de un número de libros que, aunque pequeño y sin importancia para los demás, es su trabajo entero. Puedo pasearme por el archivo y ver tantísimos errores que he publicado y sé que puedo darme el lujo de dejarlos ahí, sin corrección ni enmienda; al fin que nadie más los ve. ¿Quién me daría tanta importancia como para revisar aquellas letras, buscar una contradicción y acusarme de inconsistente? Aún si alguien lo hiciera lo más seguro es que esté en lo cierto. De cualquier forma, no haría nada.

Le había dado importancia a la promesa de que me leerías (perdón, quise decir "leerían") y escribía algo que podría gustar. Cuando me da gusto saber que no me leen, puedo escribir cualquier cosa, incluso un post como éste en el que estoy casi seguro que repito un argumento. No me molestaré en buscar en el archivo para confirmarlo o negarlo.

Si un post es publicado y nadie lo lee ni comenta, ¿sigue existiendo? No lo sé. No tengo un propósito que cumplir y por eso sigo escribiendo. Gracias por no leer.
Publicar un comentario