domingo, junio 03, 2012

Las sobras

Now Playing:

You just gotta ignite the light and let it shine
Just own the night like the Fourth of July

- Katy Perry -- Firework -
Hallway

Llevo dos semanas fuera de casa, trabajando. Ha sido un viaje de lo más estrepitoso, con ciertas dificultades y un montón de cosas que pensar. He tenido malas noches, en parte por el calor y en parte por los mosquitos. A eso añádele mala comida, un poco de enfermedad física y poca actividad. Mi cuerpo podría aguantar todo esto, de no ser por las preguntas que sin querer me encontré aquí.

Aquí, trabajando en un lugar que funciona las 24 horas del día, me encontré con muchos hombres y mujeres haciendo su trabajo en horarios muy diferentes a los "comunes", en turnos dobles y triples de trabajo y descanso por igual. Mi trabajo en particular era monótono y aburrido, supongo que debe haber otros puestos y actividades más emocionantes, sólo que desde mi punto de vista todo se veía monótono y aburrido.

Por otra parte, en este viaje tuve la suerte de reencontrarme con una persona de esas únicas en la vida, de las que te hacen cuestionarte a tí mismo. Sus ideas y sus preguntas me hicieron llorar varias noches como no lo había hecho en mucho tiempo. Vamos a usar el cliché y decir que fue una experiencia catártica, aunque en realidad fue mucho más que eso.

Después de un "momento catártico" fuerte, uno siempre queda vulnerable y nada, desde las piernas hasta los pensamientos, funcionan como deberían. Con las defensas bajas es difícil predecir lo que pasará (la primera vez que me ocurrió terminó en desastre) y ni siquiera puedes pararte a enfrentar lo que venga como se debe. En lugar de eso te pones en posición fetal (figurativa o literalmente) y esperas lo mejor.

Después del reencuentro que les platiqué me decidí a ver y escuchar con atención la canción que hoy acompaña el post y me quedé paralizado. De alguna forma (quizás infantil) todo parecía ser muy sencillo: la auto-aceptación y el reconocimiento del potencial que uno mismo tiene. Si todo es tan sencillo ¿qué hacía ahí preguntándome sobre el trabajo, la vida, el futuro? Tal vez no todo sea como me lo pinta esta chica.

Quisiera saber que todos, absolutamente todos los problemas de mi vida están amplificados artificialmente porque soy yo el que los sufre. Quisiera saber que en realidad sí puedo brillar siendo sólo yo mismo y que mi pasión será tan importante como mis esfuerzos conscientes, pero no tengo evidencia que lo apoye. No sé si por seguir mi pasión llegaré a una mejor vida; es un riesgo y como tal no me asegura un solo resultado.

A veces predico algo que no cumplo. A veces los insto a no darse por vencidos y yo no estoy seguro de querer seguir adelante. Les enseño a cocinar pero me conformo con las sobras. Creo en canciones que me dicen que soy como un fuego artificial, pero no hago nada al respecto. Escribo para establecer un punto y me voy después de quejarme sin dejar nada resuelto, sin concluir como se debe. Mi vida son las sobras.

Foto: Chris Vick, usada bajo una licencia Creative Commons Attribution-NoDerivs 2.0 Generic (CC BY-ND 2.0)
Publicar un comentario