martes, julio 10, 2012

De pseudo-filosofías modernas

Now Playing:

Every time I look at you I don0t understand
Why you let the things you did get so out of hand
You'd have managed better if you'd had it planned
Why'd you choose such a backward time
and such a strange time?

-- Andrew Lloyd Webber - Superstar --
A question and exclamation mark of jigsaw puzzle pieces

¿Se acuerdan hace cinco años cuando Twitter era apenas un juguete para ñoños como yo? Ahora, todo el mundo tiene una cuenta y cualquiera puede jugar a ser geek sin saber lo que realmente significa ser uno. Pero hoy no voy a hablar de esos pseudo-geeks que no saben ni dónde buscar un artículo científico de calidad, quiero hablar del contenido de algunas personas.

Si son como yo, tendrán muchos amigos conocidos en sus redes sociales que usan su estado para difundir al mundo su "sabiduría", usualmente robada de otros estatus que a su vez se la robaron de un sitio que tiene frases mal citadas y/o sin contexto. Esta gente suele afirmarle al mundo lo libre que es su espíritu, lo mucho que han sufrido en la vida y cuánto han aprendido de dicho sufrimiento.

Como sabrán, no es un problema nuevo. Ni siquiera es un problema que exista solamente en el internet, se origina en Meatworld, con toda la gente que intenta ser positiva y animada y popular y normal (es decir, la secundaria y/o preparatoria all over again)

Para muestra basta un botón:
¿Alguien más nota la discrepancia? Una persona que clama en un tweet que cada sufrimiento te "ayuda" y al siguiente una preocupación infantil, lo que en inglés se conoce como "wishful thinking", lo cual es bonito en teoría pero inmaduro en la práctica (Spoiler Alert: es imposible vivir sin que te rompan el corazón al menos una vez. Es común que te lo rompan varias veces)

Esto ocurre todo el tiempo. Todo. El. Tiempo. No escribo de ello por quejarme de la gente en mis redes sociales, porque eso es inútil. Escribo porque es un problema muy real y las redes sociales son sólo un síntoma de ellos: la pseudo-sabiduría.

¿Han visto a este tipo de personas? ¿Los conocen "en vida real"? Es el tipo de gente que ve una película inspiradora y se siente llena de energía y lista para cambiar al mundo y a la mañana siguiente sólo se preocupa de seguir su rutina, repitiendo (o mejor dicho, regurgitando) las frases sabias sin saber qué quieren decir o por qué fueron dichas en primer lugar.

Esto viene, creo yo, porque están viviendo el "proceso de sabiduría" al revés: usualmente esos pronunciamientos se dan después de vivir una experiencia de iluminación o una larga reflexión o algo parecido o una combinación de las anteriores. Dicho de otra forma, esas frases sabias son un fin, no una base; usarla como tal es inútil en un 99% de los casos (que he observado)

Por otra parte, la gente que realmente vive con ese tipo de ideales es curiosa: no tiene frases bellas que compartir, no suele tener muchos seguidores (quiero decir, IRL) y es en general un "bicho raro". Es el tipo de gente que está en la mitad de ese proceso de sabiduría. Pasan desapercibidos y usualmente llegan a una conclusión que no necesariamente es nueva, pero sí es original y personal.

Al igual que en las matemáticas, esa sabiduría no la puedes comprender sino hasta después de haber pasado por un proceso similar y usualmente distintas personas pueden llegar a las mismas conclusiones pero por vías muy diferentes. Como bien dice el dicho, nadie aprende en cabeza ajena. Pero quien puede aprender, lo hace bien y llega a las conclusiones que miles de filósofos han compartido en los siglos pasados.

Si las conclusiones son las mismas ¿de qué sirve pasar por ese proceso? Respuesta: el proceso es crucial. Es el proceso el que forja al pensador más que sus conclusiones. Un proceso de sabiduría fortalece, según la persona, el carácter, la capacidad de pensamiento, el poder "jugar" con una idea nueva (y a veces desagradable) sin aceptarla inmediatamente...

...pero nos encanta el drama, las historias (es un rasgo típicamente humano). Queremos que la vida sea como en esas películas y queremos comenzar con un buffet de sabiduría que impresione a nuestros pares y guíe nuestras acciones hacia una meta grandiosa, inspirando a su vez a los demás. Lo que casi siempre se nos olvida es que esa meta grandiosa es lo primero que nace en la mente y el buffet sigue naturalmente, como consecuencia.

La sabiduría en la vida real es igual que muchas otras cosas: los medios lo pintan como un espectáculo de fuegos artificiales cuando en verdad son erupciones volcánicas en cámara lenta, con el magma-idea consumiendo todo poco a poco, infectando la mente y luego las acciones con ideas que llevarán a la meta grandiosa. Al final, todo uno está cubierto con ideas y encaminado hacia algo grandioso. El proceso es "lento" y "aburrido", pero mucho más auténtico y satisfactorio que la vida de esos pseudo-filósofos modernos.

Foto: Horia Varlan, usada bajo una licencia Creative Commons Attribution 2.0 Generic (CC BY 2.0)
Publicar un comentario