domingo, enero 09, 2011

Capítulo desconocido

Now Playing:

Lo que tenga que ser, que sea.
Y lo que no por algo será.
No creo en la eternidad de las peleas,
ni en las recetas de la felicidad.

Cuando pasen recibo mis primaveras,
y la suerte este echada a descansar,
yo miraré tu foto en mi billetera,
y que sea lo que sea.

- Jorge Drexler - (Recomendación de @natsukigamer)
Me gustaría comenzar con un "Érase una vez..." pero no puedo hacerlo, porque no sé si lo que voy a contarles es el inicio, la mitad o el final de la historia. Desgraciadamente sólo cuento con los hechos pero no puedo decirles bién qué parte de la historia es.

Es mi historia. El protagonista (o sea yo) se embarca hoy en una nueva aventura.

Como todos las grandes aventuras y las grandes historias, hace falta algo (llamado en literatura el conflicto aunque no sea necesariamente un problema) que ponga toda la historia en movimiento: si no hubiera algo así, las cosas seguirían como siempre y en lugar de una historia, sólo habría una vida "normal" (ejemplo de conflicto: la llegada de Buzz en Toy Story). En cambio, las grandes historias tratan de gente extraordinaria, de sus buenos y malos tiempos, de cómo avanzan por las dificultades... es gracias a sus habilidades particulares que sale de los conflictos y entra a otros.

Como les había dicho, el protagonista se embarca en una nueva aventura. Esto es porque ha habido un cambio sustancial, algo que ha alterado por completo su situación y su vida ya no es igual. El protagonista es empujado a vivir su aventura como un ciego: no sabe qué pasará ni cuál será el final (ni siquiera sabe si habrá un final).

Hoy comienza la nueva aventura, pero el paisaje es sombrío y el protagonista tiene dudas. Hoy es apenas el primer día y ya comienzan a sentirse las dificultades de emprender este viaje. Hoy es el día uno pero el protagonista no sabe cuántos días serán. El protagonista comienza sin conocer el final, sin saber si será feliz o trágico; sin nada más que la determinación o la necesidad de seguir adelante.

El protagonista pasará dificultades y necesitará aliados. Sólo así podrá llevar a cabo su misión. Y quién sabe, tal vez sea una historia digna de recordarse y transmitirse. Sólo el tiempo lo dirá
Publicar un comentario