lunes, diciembre 23, 2013

Bitácora de la conquista I: Montezuma

Now Playing:

(Instrumental) Dances of the young girls

-- Igor Stravinsky - The Rite of Spring --

Éste es un cuento inspirado por la primera partida que completé en Civilization V. Si desean, la encuentran aquí en formato PDF

En la 2a mitad del siglo XIX la armada Azteca, liderada por Khalid ibn al-Walid ha ocupado la ciudad francesa de Orleans. Las catapultas, arqueros y piqueros de este nuevo mundo no son contrincante para los buques de guerra y cañones de 88mm.

Napoleón, preocupado por la amenaza de armas semiautomáticas aztecas en la frontera, le ofrece a Montezuma la firma de un tratado de paz que dure por lo menos 100 años.

Sin embargo, en el viejo continente, Tenochtitlan ha vivido una época dorada de prosperidad sin límites durante el último siglo, la religión dominante (el Budismo) es tan predominante que ya ha llegado a París y Thomas Alva Edison ha fundado la mayor Academia del mundo en Beijing (también parte del imperio Azteca).

Dicho de otro modo, el imperio que ya ha conquistado a la Reina Elizabeth y a Wu Zetiang no tiene nada que perder y todo por ganar.

Montezuma negocia con Napoleón la entrega pacífica de la isla de Tours, así como el pago de tributo en especie, específicamente con vino (para complacer a la plebe en Londres) a cambio de retirar las tropas de la frontera. El precio es demasiado alto para Napoleón: Tours es todavía una ciudad pequeña y prometedora por sus ricos recursos marítimos y el vino es la mayor exportación de los franceses y lo único que le permite competir en el mercado global.

Napoleón se niega a aceptar la oferta de paz de Montezuma y en respuesta, se declara de nuevo guerra entre ambas civilizaciones por segunda ocasión en menos de 50 años.

Napoleón llama a todo su ejército a resguardarse en la Ciudad de la Luz y prepara sus catapultas. Sin embargo, el grueso de la infantería Gala murió defendiendo Orleans, mientras los refuerzos de metralletas siguen partiendo del puerto de Texcoco. En cuestión de meses, París y Lyon están rodeadas de cañones de largo alcance, más allá de los límites prácticos de las catapultas. Montezuma repite su oferta de paz y una vez más es rechazada.

Napoleón llama a sus aliados en las Ciudades-Estado de Génova, Zanzíbar, Tiro y Venecia, pero nadie responde a su llamado. Todos ellos viven cerca o rodeados por ciudades protegidas por Montezuma y saben que una guerra abierta es el suicidio. Una semana después del segundo rechazo de Napleón, hay embajadores aztecas en todas estas ciudades con un mensaje del Cónsul: Les ofrecen cesar el cobro de tributos y ofrece incluso un regalo de dinero a cambio de que no se involucren en la guerra. Aún con todo su dinero, las arcas de Montezuma son diez veces más grandes que las de Napoleón, sin contar las joyas y lujos adquiridos tras derrotar a China e Inglaterra.

Las hostilidades fueron terriblemente disparejas, lo cual tuvo la dudosa ventaja de hacer de esta una guerra corta. Los muros que defendieron a París de los bárbaros hasta ahora caen bajo el bombardeo constante de un enemigo que puede atacarlos, pero no puede ser contraatacado. Los piqueros y arqueros no se rinden y cargan valientemente contra las armas de fuego invasoras, pero no es suficiente: por cada uno de ellos hay tres rifles entrenados y veteranos.

Dos años después, el General Khalid ibn al-Walid escala a la cúspide del Coloso en París y levanta un estandarte con plumas de Quetzal, símbolo de la conquista Azteca de Francia. Apenas una semana antes, llegaron refuerzos franceses a Lyon desde Tours, pero el puerto y la ciudad entera estaban completamente en ruinas. La tripulación de las trirremes francesas quedó tan asombrada de los buques aztecas que se rindieron sin ofrecer resistencia. Quienes vivieron ahí dan cuenta de que las naves francesas parecían un objeto de museo junto a las modernas armas metálicas que arrasaron Lyon.

Para las celebraciones del nuevo siglo, el mismo Cónsul Montezuma viajó a París y dio un discurso en el que detalló el estado del Imperio y sus planes con la recién descubierta tecnología de aviación. La misma civilización que hace apenas cinco mil años se encontraba tallando piedras para hacer puntas de flecha ya dominaba al mundo entero.

Inspirado por una partida de Civilization V. Todos los eventos aquí relatados ocurrieron en realidad dentro del juego. Este texto está liberado bajo los términos de la licencia Creative Commons Attribution-ShareAlike
Publicar un comentario