viernes, diciembre 27, 2013

Piensa en mí

Piensa en mí

Por: Luz Casal y @andycyca
Si tienes un hondo pesar, piensa en mí
Pienso todo el tiempo. Sería romántico o inspirador decir que siempre pienso en cosas interesantes, útiles o divertidas. Sería bueno decir que pienso en cómo ayudar a los demás, cómo ser una mejor persona, cómo resolver los problemas del mundo y cómo trascender en esta corta vida.

La verdad, muchas veces sólo pienso en mí. En tí. Pienso en lo que seríamos juntos. En lo que me gustaría ser contigo. En lo que me gustaría vivir contigo.
Si tienes ganas de llorar, piensa en mí
A menudo quiero dejar de pensar. Quiero cerrar una llave, apagar el interruptor, presionar un botón para poder estar sin necesidad de observar y analizar. Quiero dejar de recordar tantas cosas, dejar de conectar los puntos y dejar de crear cadenas de memorias. Quiero llorar porque sí y no porque mi cerebro me obliga a hacerlo
Ya ves que venero tu imagen divina
A veces pienso que idealizo muchas cosas y que las pongo en un pedestal donde no merecen estar. Las personas, las situaciones, las expectativas son demasiado altas y la realidad está hecha de un espectro de alturas.

No sé si será puro egoísmo. Querer que todos los que quiero sigan aquí. Querer a una persona como la persona perfectamente imperfecta con quien puedo compartir mi vida. Querer que mi vida termine siendo algo más que lo que es ahora.
Tu párvula boca que siendo tan niña me enseñó a pecar
No puedo negar que todos esos sentimientos me ganan a veces. Me quitan el juicio, me hacen actuar diferente. Algunos de ellos me llevan a la euforia, a volar, a soñar despierto. Ahí es donde todo comienza a fallar, cuando uno se pierde a sí mismo.
Piensa en mí cuando sufras
Cuando uno se pierde a sí mismo las posibilidades parecen multiplicarse más allá de los límites reales. Se crean caminos en las nubes y castillos en el aire (cuando todo va bien). Se crean bosques, demonios y sombras que no están ahí, pero que nublan la vista de igual forma. El mundo se rehace a la imagen de su creador, pero no tiene la consistencia de la realidad, es apenas un sueño.
Cuando llores también piensa en mí
Pensar tanto me lleva a estos sueños raros. Los sueños bonitos me piden que los recorra, los sueños malos me atrapan en sus laberintos. Vivo constantemente caminando estos jardines imposibles hasta que tropiezo con una piedra real y todo se desvanece unos momentos.

Perder todo ese mundo me duele y me recuerda que no encajo en esta realidad. Lloro y comienzo a pensar en lo que me llevó a vivir el sueño. Lloro y pienso en las personas que fueron las semillas de estos bosques, aún sin saberlo. Lloro y pienso y lloro más.
Cuando quieras quitarme la vida; no la quiero para nada
Ahí es cuando quiero deshacerme de todo. De mi trabajo, de mi casa, de mis libros, de mis letras y de mi tierra. Quiero dejar todo esto enterrado para que nadie lo encuentre en mil años, después de haber nutrido (o envenenado) la tierra que lo encapsula. Cuando nadie lo reconozca.

Quiero dejarme en la tierra y tirar al aire lo que sobre. Disolverme hasta que el smog me consuma.
Para nada me sirve sin tí.
Publicar un comentario