lunes, marzo 26, 2012

La soledad y el solitarismo I

Now Playing:

Child of the wilderness, born into emptiness
Learn to be lonely,
learn to find your way in darkness

Who will be there for you,
comfort and care for you?
Learn to be lonely,
learn to be your one companion
Hace mucho tiempo, los humanos encontramos ciertas ventajas a vivir en grupos, incluyendo la defensa conjunta ante depredadores, la supervisión constante de los miembros más jóvenes y la búsqueda facilitada de recursos (siendo un eslabón medio en la cadena alimenticia tenemos a veces que cazar y a veces ser cazados).

Desde ese entonces, hemos desarrollado una complicada red de relaciones que llamamos "sociedad" y en la que se desarrolla toda una suerte de actos, gobernados por un cuerpo más o menos regular de reglas, factoides y nociones generales no escritas. Aprendemos desde nuestros primeros años a comportarnos de cierta forma para mantener una buena convivencia con otros seres en el espacio más o menos próximo al nuestro. Por medio de la imitación conocemos otras mañas, vicios y trucos que usan las personas cercanas a nosotros.

Después, vemos algunos patrones: chicos que besan chicas, señoras y señores que están casados y que después tienen más hijos. Al principio es fácil, son ecuaciones sencillas y se digieren fácilmente. Por fortuna (o desgracia) algunos vemos poco a poco excepciones a los patrones: parejas que viven separadas, niñas que besan niñas y chicos que besan chicos, personas que toman mucho y que comen poco... pronto, esos patrones dejan de ser una constante y se convierten en un punto de partida del cual salen muchos caminos particulares y la regla se vuelve la excepción.

Naturalmente, este choque entre ideas y realidad no siempre es tan fácil como aquí lo he descrito. Algunos intentan pretender que esas "excepciones" no existen; otros aseguran que son aberraciones, rarezas y desviaciones de "La Naturaleza" y "La Sociedad", con mayúsculas, como si fueran máquinas que se ajustan a nuestra visión. Se crean prejuicios, se hacen estereotipos y se declaran los primeros parias.

Las ideas, sin embargo, no se pueden detener sólo con palabras y muchas ideas nuevas han florecido y derriban esas viejas creencias y ese cambio del que les hablaba ocurre. En algunos temas ya hemos avanzado mucho; en otros...

Cuando el hombre primitivo sobrevivió, en parte gracias a la convivencia, se le grabó en la mente la importancia de una vida compartida (además de un horror no descrito hacia la vida solitaria, llena de peligros y riesgos innecesarios al vivir en manada). Ello nos ha llevado silenciosamente a un estereotipo particularmente contagioso: la idea de la socialización forzada.

Por alguna razón extraña, aún hoy en día se suele ver raro a la persona que vive su vida sola, siendo ella misma la prioridad máxima. Como con todas las otras ideas antiguas, a ésta le dan nombres característicos (bastardizados en estos días con la frase-hashtag #ForeverAlone) y se le tacha en murmullos, los grupos le señalan cuchicheando y haciendo notar su poca o nula capacidad social, su desdén hacia la propiedad y espacios públicos, su incapacidad de agrupamiento. A veces hasta le dan su lástima.

(Nota breve: Sin embargo esto no es exactamente equivalente al verdadero "ForeverAlone-ismo"; lo discutiré en otro post)

He sido parte del problema, pero no sería justo decir que he sido una víctima. He sido visto muchas veces como un loco o un inadaptado cuando hago ciertas cosas solo: ir al cine, cenar en un buen restaurante, comprar ropa pero ciertamente no me siento mal por ello ni considero que tenga un problema. Desde luego, yo sólo puedo verme desde adentro y obviamente jamás podré verme como me ven los demás; en todo caso si tengo un problema, no me ha afectado de la forma en que dicen.

De todas esas "reglas" que se han ido reevaluando con los años, ésa es una de las pocas que aparentemente nadie discute. ¿Por qué? Es un error considerar que para todo (y sobre todo para ciertas actividades) uno es un fracasado si las hace estando solo, pero de todas formas he recibido críticas por ello.

A mí no me han hecho daño ni me han "rectificado de mi error", pero ¿qué tal si a alguien más sí? ¿Qué tal si alguien realmente se ofende o cae su autoestima por lo que dicen los demás? A veces he sentido discriminación por solitarismo y no creo ser el único. ¿Por qué nadie parece discutir esto?

Ah claro. Ya tienen novia.
Publicar un comentario