lunes, agosto 07, 2006

La muerte de Antropos y otros cuentos

Now Playing

Va ti aspettero
Il fiore nel giardino segna il tempo
Qui disegnero il giorno poi del tuo ritorno
Sei cosi sicura del mio amore
Da portarlo via con te
-Andrea Bocelli-


Dos cosas: Hoy también me puse a ver mis feeds, y me di cuenta de un chorro de cosas. Primero vean lo que yo vi y oí:
(Nota: me da mucha flojera subir la música al Castpost o cosas así, de modo que para escucharlo tendrán que bajarlo de Ares o algo así... no es música rara)

(Nota2: Les pido que vayan leyendo y oyendo esto en este orden en el que se los presento. Gracias)

Un comic de Stalin vs Hitler (para desgracia de algunos, es anti-Hitler, pero es un trabajo muy trabajo)
Café Tacvba - El baile y el salón en vivo
Una historia que me recordó a la persona del otro lado del espejo
Tin Tan y Marcelino - Los agachados
Hábitos alimenticios
Un post sobre la persona de este lado del espejo
Njosnavelin - Sigur Ros
Una forma de reírse del prójimo
Un poema de Benedetti

Esto me fue causando un subibaja tremendo de sentimientos, a ti y a ella a mis errores y mis risas. Como dirían, un torrente de pasiones. Se me ocurrió hacer un post estilo Rapiditas (patrocinado por Paranoid) pero me vino a la cabeza una de las frases que más me han impactado:

El hombre es una pasión inútil


Y con este sentimiento parecido a y=sen(x) me puse a escribir hasta que recordé otra frase:

Antropos representa aquellos sentimientos que, aunque muy espontáneos y en algunos días hasta inexistentes, es muy fuerte y persistente. Calidad y no cantidad.


Después de releerla me di cuenta de lo absurdo que sonaba para mí mismo. Absurdo en el sentido de arcaico, obsoleto, desgastado... Después de ver mi Panel me di cuenta de que poco a poco había ido desapareciendo en persona, no en pensamiento. Poco a poco vi que ya había pasado lo que quería evitar en un principio:

Antropos se fundió con Andrei.

Entonces ya no más. Esporádicamente verán un post alegre, feliz y a mano con la vida. Ahí sigue ese pensamiento y ese espíritu, pero como una llamita débil, mientras que yo sigo como un huracán. Las dos personas han dejado de existir y por fuerza de costumbre seguiremos llamándonos Andrei. Ya no es lo mismo. Este blog ha perdido parte de su ser.

Puede sonar un poco idiota, pero no para mí. Como siempre, tienes la opción de opinar si te importa. Si no te importa, no me alarmaré. Tomen esto como una advertencia, un aviso o un post perdido.
Publicar un comentario