lunes, febrero 13, 2012

Los sentimientos equivocados I

Now Playing:

Baba yetu, Yetu uliye
Mbinguni yetu, Yetu amina!
Baba yetu Yetu uliye
Fu jina lako litukuzwe.

- Christopher Tin -- Baba Yetu -

Golden silhouette


(Nota preliminar: estoy probando algunas herramientas y quisiera su ayuda. En el título de este post o en este link pueden encontrar la versión PDF de este post. Véanla y denme su opinión al respecto. Gracias!)

Hace unos días una conocida publicaba un pensamiento acerca del amor. Después de traducirlo de su idioma marciano-pseudo1337, decía, en esencia: "Amar es pensarte, es gritarte que te extraño más que a nadie. ¿Qué otra prueba quieres? Yo soy para tí como tú eres para mí."

Eso, desde mi punto de vista, es completamente incorrecto y estuve a punto de lanzarme a lanzar mi "verdad"[1] en un comentario, cuando decidí que ir al baño era más importante. Al regresar, sonaba el coro de Don't you remember? de Adele:


Don't you remember?
Don't you remember
the reason you loved me before?
Baby please remember me once more.

Inconscientemente me puse a cantarla y me di cuenta de cómo yo también había sentido lo mismo que la canción describe y cómo desgraciadamente había incurrido en el mismo "error" que esta conocida publicaba en su página. Reprocharla hubiera sido una hipocresía de mi parte, darme sin querer aires de superioridad porque yo no compartía ese punto de vista.

Me tuve que tragar mis palabras antes siquiera de publicarlas, pero el pensamiento siguió ahí. El sentimiento de querer hacerle ver a esa otra persona lo mucho que la extraño y esperar que eso sea suficiente para hacerla regresar.

Definitivamente yo he visto y aprendido por la mala que eso no funciona[2]. Una de las verdades de mi vida es aprender a reconocer ése sentimiento como algo inútil y descartarlo. Así como yo, hay muchos que tienen sus verdades y guías con las que deciden su vida: "Live fast, die young", "better late than never" y un sinfín de áreas grises y sin nombre.

No sé cuáles de estas "filosofías" sean las correctas (si es que hay una correcta), pero sí he identificado algunos patrones comunes a todas ellas. Todas se parecen porque nos tienen a nosotros, los humanos, como su centro. Uno de esos patrones es la de tener sentimientos equivocados.

No hablo sólo de "enamorarse de la persona equivocada" sino de aquellos sentimientos que en verdad no nos dejan avanzar, que nos estancan y nos hacen daño. Sentimientos que bloquean todas nuestras capacidades y nos distraen, nos ciegan[3].

La raíz de muchos de estos sentimientos está puesta en un egocentrismo sencillo: tendemos a creer que nuestros sentimientos, al ser algo propio y de nadie más, son más importantes, más correctos y más atinados que todo lo demás. Si esta idea no te impacta, es que aún no la has digerido en realidad: tú y yo sentimos algo y creemos que como ese sentimiento viene de tí (o de mí en mi caso) no hay nada que pueda invalidarlo. Ni los sentimientos, ni la situación personal, financiera, social o laboral de los demás importa; tiendes (tendemos) a creer que esos sentimientos propios son más grandes que todo lo demás y no es así.

Los más idealistas dejarán de leer en este momento, temiendo que los sentimientos no sean esa perfección que tanto anhelan. Hemos desarrollado sentimientos de forma muy diferente a todos los demás seres vivos, al igual que nuestra inteligencia es marcadamente diferente; pero eso no las hace automáticamente correctas. Seguimos siendo animales adaptados al medio y por lo tanto nuestras soluciones evolutivas son parciales: nunca tendremos la solución perfecta ni las herramientas 100% eficientes[4]

Piensen un poco sobre esto. ¿Recuerdan esa historia de amor no correspondido?[5] Es posible que todo ese sufrimiento haya sido provocado por un impulso muy, muy egoísta (por más desinteresados que hayan sido sus sentimientos por esa persona). Posiblemente vino como una reacción natural de defensa, qué sé yo. El punto es que puede estar completa y totalmente equivocado.

Es cierto que Romeo y Julieta son el molde con el cual muchas historias reales se han horneado, pero eso no garantiza que tus sentimientos "en contra de lo que digan los demás" estén correctos: la sociedad, el dinero y los seres humanos pueden ser más poderosos que una relación (y suelen serlo). Sin embargo, esta tendencia de creer ciegamente en los sentimientos nos lleva a descartar aquello que no queremos ver.

¿Debemos desconfiar de los sentimientos? No, sólo debemos aprender a tomarlos cum grano salis. Desde luego, cualquier visión objetiva es difícil cuando el corazón metafórico se pone en medio de todo, pero los sentimientos son una de las características más humanas que hay y tenemos que aprender a vivir con ellos, no contra ellos.

[1] Desde luego, no quiere decir que yo esté en lo correcto. Por ello lo pongo entre comillas
[2] O al menos, en las pruebas que yo he realizado, no funcionan como yo quisiera.
[3]Exactamente cuáles son estos sentimientos es un tema muy grande que jamás podrá ser cubierto en su totalidad. En futuros posts hablaré solamente de algunos de ellos.
[4] Evolutivamente hablando, claro está.
[5] Todos tenemos una, no te hagas

Foto: Kevin Dooley, usada bajo una licencia CreativeCommons Attribution 2.0 Generic (CC BY 2.0)
Publicar un comentario