domingo, marzo 09, 2008

Más memorias

Now Playing

Who can say when the roads meet
That love might be in your heart?
And who can say when the day sleeps
If the night keeps all your heart?

- Enya -


Por alguna razón extraña que no comentaré llegué al blog de una de las lectoras favoritas de su servidor. La que fuera conocida como MOON Me encontré con la sorpresa de que su última actualización fue en Septiembre del 2007 (cuando yo ya la creía alejada de estos triques)

La segunda sorpresa fue encontrar el espacio de otra favorita, Rakel quien tampoco ha estado inactiva tanto tiempo.

Tercera sorpresa: aún me recordaban.

Sé que esto puede parecer poco, pero una de las peores maldiciones que caen sobre mí es el recordar a personas que me olvidan. Me pasó hace poco: me encontré con una amiga de la secundaria y ella me vio con cara de enojo, o de "aléjate", no lo sé. En todo caso, fue muy raro. Lo mismo me ha pasado por teléfono, mail y messenger.

Entenderán por qué aprecio tanto a la gente en la que confío. No confío tan fácil ni confío en gente con X o Y característica. Sólo nace y ya.

El hecho de recordar a alguien es especial. Quiero decir, no pasa sólo porque sí. Tampoco es algo que decidas siempre y no es algo que le pase a todos. Los que recordamos somos una élite, gente que tenemos ciertas capacidades superiores al resto, aún cuando eso signifique algo de dolor. Recuerdas gente y por lo tanto extrañas gente. Pero no siempre es recíproco. Creo que ya es tiempo de decirles sinceramente a todos ellos Fuck you guys!

La reconstrucción se basa en ésto: saber dónde demoler. Gracias a los que me leen y después de tantos años de conocerme siguen preocupándose lo suficiente por mí como para decirme "Imbécil, deja de pensar en ella!" o cosas por el estilo. Nunca dejen de recordar, mi querida élite.
Publicar un comentario