martes, diciembre 09, 2008

Sucesiones.

Now Playing

Well done, Judas

- Andrew Lloyd Weber -

Hoy se dio una sucesión rara de acontecimientos. Si van por Tepetates (saliendo de Plaza Lido a la izquierda hasta llegar a esquina) fíjense en una pizzería. No me fijé si tiene nombre, y por el tamaño pienso que no. Pero, GOD! Un pedazo de paraíso horneado en horno de piedra por módicos 15 pesos (refresco incluido).

Bueno, descubrí este lugar saliendo de Lido por Clavijero (si no saben, busquen su Guía Roji, carajo). Salía de ahí con mi agua de alfalfa y piña, efectiva contra la sed y las gripes, y encontré una pizza enorme haciéndome ojitos. Ni modo, me quedé.

Lo mejor del caso, además de las co-clientas guapas, fue que ese tiempo que le invertí a comprar la pizza y comerla sentado como debe de ser fue justo el tiempo que necesitó la marcha contra el Relleno Sanitario de Loma de Mejía para llegar a la esquina del palacio legislativo. Y también fue justo el tiempo para que otra personita llegara caminando desde el zócalo hasta el palacio.

Resultado? "La burra", Daniela (la enana) y yo nos encontramos casualmente en una esquina olvidada de Dios y de los legisladores. Sobre todo me alegré de ver a la enana después de su viaje por los "States". Sigue igual de chaparra, y lo que tiene de chaparra lo tiene de agradable en todo sentido.

-----

Casualmente, anoche estaba jugando Chrono Trigger (también conocido como "de cómo la línea del tiempo se hace un nudo enorme y feo) lleno de coincidencias, y magia y preguntas: ¿Existe una voluntad (el destino) que nos lleve a todos hacia un espacio-tiempo en particular?

Le voy a ahorrar todo lo que pensé y les doy las conclusiones. De no haberme salido de esa presentación, no habría ido al centro a esa hora, ni habría tomado mi agua de alfalfa, ni mi pizza, ni habría visto a burra y la enana.

Win-win situation
Publicar un comentario